martes, 28 de octubre de 2014

Catalunya Banc: Don Álvaro y la fuerza del Si-No

Por mucho Shakespeare que la usase y por mucho té que uno se tome a las 5, donde esté un aguerrido, patrio e ibérico: “Si nos pilla el banco de España, nos corta los huevos”, que se quite cualquier declinación fina y elegante de esos rebuscados términos anglosajones que tan en boga lucen hoy en día.

 El "líder ibericus", con o sin greñas, aguerrido como pocos, no necesita de tales eufemismos casquivanos para expresar con rotundidad, sus ilimitadas e insospechadas capacidades de dirección. De hecho, la inmensa capacidad “eclipsadora” de sus cojones, le permite, a él sólito, cual Cid "matamoros", aunar méritos suficientes para aparecer en Interviu sin enseñar ni un minúsculo pezón.

Una visualización en prensa, que a tenor de su repetición, debe estar causando furor entre los directivos de Catalunya Banc. Una prueba más, sin duda,  del referido ardor de estos personajes en lo que a epitafio curricular se refiere, ya que parece que en esta entidad, “pone” mucho más conseguir una aparición en dicha revista, que no irse al extranjero a estudiar un máster. No hay como que a uno le hayan inculcado maneras de macho alfa, aunque no se llegue ni a "pigmeillo" intelectual decrepito. 

Si a poco de iniciarse el año, era Damia Llorach, Director Territorial de la expansión de esta entidad, quien aparecía en la revista por sus méritos epistolares para con sus directores de oficina, obligándoles a la comercialización de participaciones preferentes, con la misma destreza y el mismo ardor guerrero y motivador que usaba el Baygon con las cucarachas, esta semana, lo es el que era uno de sus directos subordinados, Álvaro Visairas, director de la zona de Castilla y León, que por lo leído en el contenido del artículo, era también un eficaz seguidor del anterior y en lugar del máster al extranjero (del que cabría esperar una posibilidad de no retorno), se apuntó a lo de comer con los dedos y eructar después del ágape, en esto de las técnicas de venta y motivación de equipos comerciales. Igualito que el Baygon o quizás, que las cucarachas.

Dicho personaje, refiriéndose a la presión de sus clientes al reclamar lo invertido en participaciones preferentes con la entidad, instruía a sus directores de oficina y subordinados, que tal devolución sólo era posible en “caso de muerte, amenazas de suicidio colectivo, situación dramática, yo qué sé: que el tío nos quiere matar, que se suicida… Solo en ese caso le hacemos un préstamo a tipo cero."

Nótese el énfasis de su discurso y la singular y profunda selección de términos utilizados. Tanto, que no podemos evitar imaginar que debieron de ir acompañados necesariamente de un aumento considerable de la presión sanguínea del tercio vascular superior de su anatomía, ya que no es posible de otra forma, vivir plácida y saludablemente con un apego tan significativo a la "parca" como de la que hace gala: suicidio (colectivo, para más hipérbole), muerte, matar... Una sicaria afición (¿quizás habilidad directiva?), a la que recurre de nuevo, al declararse únicamente un "ejecutor de la política comercial de la entidad".

Al menos, en esa declaración, no utiliza de nuevo el "yo que sé". En conclusión, muerte e ignorancia adornan su discurso. Escueto, pero altamente definitorio.

De personajes como Alvaro Visairas, insignificantes en su todo al fin y al cabo, tenemos el mundo lleno en todos los ámbitos profesionales. Son los mercenarios que han parido años y años de estrategias absurdas orientadas únicamente a la obtención de resultados, donde se premia el fin y no las habilidades, capacidades, formas y medios para conseguirlos. 

Era el perfil de mando intermedio requerido, de quien no acompaña, no aporta, no filtra, ni matiza, ni enriquece las instrucciones que recibe para darles valor y adaptarlas a las situaciones y, sobre todo, a las personas que las tendrán que llevar a cabo. Actúan como embudos donde el agujero de salida es igual que el de entrada,  la voz de su amo y el perro de hortelano. 

Dónde el grito, la presión, la amenaza y la chulería más rastrera, mal vestía y camuflaba la apariencia de un liderazgo, un éxito, un pragmatismo y una eficacia fugaz, que dio el poder a unos ignorantes sin más mérito a sus espaldas que un talante de sórdido burdel de carretera para las relaciones humanas, una minúscula capacidad a poco que el problema a resolver pasase de la tabla del 4 o requiriese de su implicación real y una inteligencia emocional un escalón por debajo al de las amebas.

Pero eso sí, fueron dotados de una infinita estupidez y obsesión onanística para pasarse horas y horas en el espejo circular de sus rankings de venta, en sus reuniones de narcisista monólogo y sus seguimientos estadísticos detrás de la Blackberry o el Ipad de turno (un líder que no posea tal capacidad de trascendencia y omnipresencia comunicativa, no es un líder, ya se sabe). Algún genio, más incompetente si cabe aún que ellos, seguro que les diría: si consigues atemorizar con tu palabra, imagínate con tu presencia.

Todos estos "Álvaros", sargentos "Arensivia nasios pa matá" modernos, residuos grasientos de la peor cocina del infierno directiva posible, costará eliminarlos de los ámbitos profesionales. 

Desgraciadamente, aún hoy, todo y ser patente su ineficacia más absoluta para cualquier ámbito de la gestión y el ruinoso reguero de sus acciones, deambulan por nuestras empresas auto proclamándose unos profesionales de éxito por ser capaces de "ejecutar" cualquier instrucción y además, poniéndoles a su disposición los elementos más valiosos posibles: a los clientes y a los trabajadores.


5 comentarios:

  1. Shakespeare dijo: "No temáis a la grandeza; algunos nacen grandes, algunos logran grandeza, a algunos la grandeza les es impuesta y a otros la grandeza les queda grande." No puedo por menos que traer esta preciosa frase a mi memoria, al recordar a este "personaje". El sin duda, es de los últimos, de los que la grandeza, les queda grande.
    Sus aires chulescos, sus andares, su brillo incombustible tipo aura por lo reverberante de su bruñida calva...
    Cúantas veces me he preguntado si ese brillo seria el ultimo fulgor de su decrepita ineptitud como "jefe" de tantos, o si obedecía mas a la necesidad (sacándola brillo cada mañana) de tener y considerar algo brillante en si mismo.
    Llegué en su momento a dudar de mi predisposición natural a ver atractivos a los calvos. Sería la antipatía que me causaba su indumentaria, su pose fanfarrona, su huidiza mirada ante una desconocida...no se. La verdad es que visto desde fuera y conociendo y reconociendo de cerca su malmedrado estatus de DZ y por ende todas las faltas de las que Dimesecretillos habla y las de muchos de los "vasallos" que sirvieron a sus ordenes en las huestes de CX, que llevan gravadas a fuego en el alma de su memoria.
    Seguramente muchas mas le son achacables a este inviolable ególatra, admirador de si mismo, endiosado con el desprecio que le producían los clientes y cualquiera que de una u otra forma pudiera considerar subordinado, ya estuviera por debajo o por encima de el, que con un trato mezquino, alardeaba de su dominio.
    No ha hecho mas que empezar este desfile de "modelos" a no seguir, o este túnel de los horrores. Quedan muchos, dentro y fuera, a quienes desnudar con un poco mas de esmero que a Álvaro y a Damiá.

    Por pura ética y respeto, con los empleados y ex empleados de CX, clientes y hasta con los que puedan querer iniciarse en este mundo de la banca, debería hacerse un profundo repaso por esos "desnudos necesarios" de tantos que pueden, sin mucho esfuerzo, ser el claro ejemplo de la mala praxis, tanto bancaria como comercial y humana.

    ResponderEliminar
  2. Banking dead2/11/14 11:49

    Y no lo han ascendido como al otro matador?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Banking

      Pues ahora, a tenor de su perfil de LinkedIn, este personaje ha orientado sus "ejecuciones" profesionales como Director Comercial en el Grupo Global Exchange:

      http://es.linkedin.com/pub/%C3%A1lvaro-visairas-gimenez/68/125/49

      http://www.global-exchange.com/global/SobreNosotros/Equipogestor.aspx

      Un saludo.

      Eliminar
  3. Banking dead2/11/14 17:03

    Ya, ya, nunca destruir balances, empleos y dignidades humanes tuvo tanta recompensa.
    ¿Y donde está la fiscalía?. Porque para mí y, sin ser un experto, hay indicios de delito continuado en muchas de las actuaciones que has detallado tan correctamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues será que para que alguien tenga una denuncia, hace falta un/unos denunciantes que con unos hechos y una documentación que los respalden, presenten la correspondindiente demanda amigo Banking.

      Y la experiencia de otros, no la sabemos, pero la que nosotros hemos vivido, es que conseguir apoyo, documentos y pruebas en el ámbito de CX ha sido siempre harto difícil, ya sea por la falta real de ellas (que los hechos demuestran que existen) o bien por una escasa voluntad efectiva en sacarlas a la luz. No sabríamos decirte, aunque sospechamos que ese carácter tan español de: que lo saquen otros...puede que pese bastante.

      Un abrazo.

      Eliminar